¿Por qué sigue siendo efectiva la publicidad en centros comerciales?

A menudo estamos en contacto con diversos formatos publicitarios que cada vez son novedosos. Ya sean a través de redes sociales, redes de búsqueda, marketing online, o publicidad en medio de comunicación, sus contenidos siempre tienen un impacto para las marcas que los realizan. Sin embargo, ¿Qué pasa con la publicidad en centros comerciales? ¿Es rentable?

¿A quién se dirige?

Lo primero que hay que entender es que toda la publicidad es efectiva siempre y cuando el público objetivo esté dentro del formato o lugar en el que quieras establecer tu publicidad. Si por ejemplo tienes una compañía dedicada a productos ecológicos de alimentación, deberás informarte bien de qué tipo de público visita ese centro comercial. Establecer las preferencias de tus propios consumidores y sus características por edad, sexo, o ciertos intereses. En este sentido, las encuestas siguen siendo un buen instrumento de estudio.

Reforzar los deseos

Los formatos exteriores y más concretamente la publicidad en centros comerciales siempre guardan una necesidad. Estas ubicaciones están hechas por y para el consumo. Los usuarios están dispuestos a realizar compras. Además, en un entorno en el que dispondrán de multitud de opciones con las cuales satisfacer sus necesidades y deseos, el hecho de reforzar tu opción sobre las demás mediante este tipo de mensajes publicitarios en dichos espacios será una acción acertada. Al comprador impulsivo, podrás captarlo al instante provocando una venta directa. Con respecto al comprador reflexivo, este tipo de publicidad hará que tu marca ingrese en su lista de opciones.

Por ello, pese a que los distintos formatos varían y con los medios digitales se transforman y se muestran más sofisticados, la publicidad en centros comerciales tradicional continúa siendo eficaz. A veces, menos es más. Y mientras continúen existiendo los espacios destinados exclusivamente al consumo, la publicidad física en ellos permanecerá siendo esencial.