Consejos de una empresa de pulido de suelos en Madrid

Una de las principales tendencias que podemos encontrarnos en la decoración de casas bajo el paraguas de estilo industrial, es el uso de cemento pulido. Además de tratarse de un suelo muy atractivo, se caracteriza por ser muy práctico, resistente y duradero, no en vano es el más habitual en hoteles con gran tránsito de personas. Como empresa de pulido de suelos en Madrid experimentada en el cuidado de estos suelos, os queremos dar algunos consejos para cuidarlo y limpiarlo con el objetivo de realzar su belleza.

El cemento es un material muy utilizado en los suelos. EL primer paso consiste en aplicar una capa de cemento refinado, que tras el paso y el uso de una maquinaría especial se logra alisarlo al máximo y dejar una gran sensación al tacto. Además, para garantizar un mejor resultado, siempre se debe de proteger con un sellador.

La facilidad de limpieza de este material es una de sus grandes bazas. Para un cuidado diario será suficiente con aspirar o pasar una mopa, con el objetivo de atrapar todo el polvo que pueda haber. Después de esta limpieza, será interesante el uso de agua fría y jabón neutro, para no dejar ningún tipo de rastro sobre el mismo. Un matiz importante lo encontramos con los productos limpiadores específicos para este tipo de suelo. Es clave aclararlos antes de que se sequen, porque si no se pueden quedar residuos en la superficie, que con el paso del tiempo pueden ir apagando el brillo del suelo.

Como una empresa que lleva muchos años trabajando en el pulido de suelos en Madrid, es esencial escoger los productos adecuados. Estos siempre deben de ser de pH neutro, ya que si los escoges ácidos o muy alcalinos podrás crear manchas en tu suelo. Además, el uso de productos agresivos, como lejía o amoniacos va a provocar que poco a poco se pierda el brillo del suelo.