El secreto de los fabricantes de PCB

La tecnología avanza a pasos agigantados, y todos los elementos cotidianos electrónicos que utilizamos se ve beneficiado de ello. Aunque no lo creas, todos nuestros dispositivos tienen algo en común, una placa base. Sin esta no podrían trabajar como lo hacen, por ello es importante que los fabricantes de PCB sigan desarrollando nuevos modelos, que se caracterizan por ser más potentes a la par que minimizan su tamaño.

Un poco de historia

Antes de la aparición de estos elementos todos los componentes electrónicos estaban repletos de cables, resistencias y circuitos integrados, que provocaban que el tamaño de dichos dispositivos fuera enorme. Además, la fragilidad de los mismos era muy elevada, al fin y al cabo, había demasiados elementos, y todos ellos frágiles.

La llegada de las placas fue un importante avance, sobre todo con el objetivo marcado de aumentar la potencia de los dispositivos, reduciendo el tamaño de los mismos, una tarea inverosímil en el principio de los tiempos. Los PCBs están compuestas por finas tiras de fibra apiladas, que al ser tratadas con una resina específica acaban formando un único bloque sólido. Después, se colocará un químico fotorresistente, que añadirá un grado de seguridad. Posteriormente se ha de superponer un patrón, donde queremos que vaya la placa como tal, y se expone a luz ultravioleta. El siguiente paso será el de limpiar, para que el cobre se quede en las zonas donde habíamos puesto el patrón.

Es importante entender que durante este el proceso los fabricantes de PCB marcan diferentes conexiones entre componentes como resistencia o condensadores, provocando que el dispositivo electrónico final pueda funcionar al 100% de su capacidad.

Como os comentábamos, gracias a la mejora tecnológica, es posible disponer cada vez de dispositivos más pequeños y con más capacidad, siendo el último hito la creación del PCB de doble cara, pero eso os lo dejaremos para el próximo artículo.